Get Adobe Flash player

Desde hace más de cien años, la familia Garriga obtuvo (le concedieron, consiguió) la licencia de explotación de transporte fluvial, conectando así las poblaciones de Sant Jaume d’Enveja y Jesús y María.

Al 1899, la primera de cinco generaciones inició la creación de una de las primeras barcas que han hecho posible hasta el 2010 año que se hizo el Puente, la comunicación entre los dos lados.

 En sus inicios el paso Garriga estaba formado por tres barcasas destinadas a cumplir diferentes servicios. Una se dedicaba al transporte de carruajes y caballos y las otras dos al trasporte de personas, tanto para hacer excursiones a la illa de buda como para visitar el pueblo vecino. Mas adelante se mejoró la seguridad de la barca que iba a Sant Jaume y de esta forma la compañía se quedo con dos transportes.

 Hasta la inauguración del Puente que conecta las dos poblaciones, el paso Garriga continuó prestando su servicio de forma desinteresada, siendo así la única barcasa que funcionaba de forma permanente.

 Actualmente y después de un gran camino recorrido, el paso Garriga continua con la misma ilusión de sus inicios por poder perseguir su único objetivo: poner a disposición de nuestros clientes el privilegio de viajar por todo el tramo navegable de rio Ebro.

 Por lo tanto, la principal tarea ya no esta atada a la conexión entre dos pueblos vecinos, sino que esta destinada a realizar trayectos con embarcaciones de 150 pasajeros por el rio Ebro. Lo que queremos es acercar a nuestro cliente la magnifica sensación de libertad y tranquilidad que nos aporta nuestro ecosistema.


Idiomas